No se ciegue con funciones complicadas

Las máquinas complejas pueden hacer cosas maravillosas. Por otro lado, es posible que requieran una gran inversión, personal capacitado y una limpieza y procedimientos de ajuste que llevan mucho tiempo. Esto queda bien ilustrado si se compara un rociador de chocolate de dos pasos con un rociador de un solo paso de alta calidad.


Todos los productores de conos de helado desean un rociador que deje una capa uniforme de chocolate dentro del cono para aislar la galleta del helado y evitar que se humedezca. Muchos fabricantes han convencido a los productores de helado que el rociado de dos pasos es la única manera segura y confiable de alcanzar un resultado de alta calidad. ¿Pero esto es así?

Los sistemas de dos pasos son, sin dudas, superiores a los sistemas de rociado más simples que carecen de dosificación volumétrica y usan aire comprimido para hacer el trabajo, lo que genera suciedad y gran desperdicio de chocolate. Pero también están disponibles los rociadores de un solo paso que hacen el trabajo tan bien como los sistemas más complicados. Además de hacer el mismo trabajo a un costo de inversión considerablemente menor, estos rociadores ofrecen otras ventajas. Con un rociado volumétrico y el perfil de rociado adecuado en la posición correcta, es posible que un sistema de rociado de un solo paso logre un resultado de rociado perfecto. Crear una onda dentro de los conos garantiza una capa uniforme de chocolate que cubre completamente el interior del cono sin rociar demasiado.

La ventaja técnica obvia del sistema de rociado de un solo paso es que requiere solo la mitad de la cantidad de boquillas, en comparación con un sistema de dos pasos. Esto acelera y facilita los ajustes, la limpieza y el servicio, además de los cambios de productos. Además, toda la unidad de rociado es menos complicada y tiene menos piezas móviles, dado que no se requieren movimientos hacia arriba ni hacia abajo para un rociado de dos pasos dentro del cono.

Lo más importante es que una solución menos complicada no solo hace el trabajo con la misma eficacia, también reduce considerablemente el costo de inversión y la necesidad de operadores calificados, mientras aumenta el rendimiento. Todo contribuye a un costo total de propiedad altamente competitivo.